5 Características Que Debe Tener Una Cama Para Gato

Para un descanso cómodo y seguro, los gatos eligen lugares estrechos, cálidos y suaves. Si no tienes nada parecido en tu piso, entonces puedes comprar una cama para gato en la tienda de mascotas o hacerlo tu mismo. Hay que elegir el lugar adecuado para quedarse, debes considerar las necesidades del gato y las opciones de alojamiento. Estamos hablando de 5 parámetros principales que te ayudarán a elegir la cama adecuada.

Forma y tamaño

Estos parámetros dependen del tamaño de la mascota. Para el gato promedio, las camas con una longitud (diámetro) de 40-45 cm son adecuadas. Los británicos grandes, los Maine Coon y las mascotas bien alimentadas caben en tumbonas con una longitud de 60 cm.

También considere las preferencias del gato. A muchas mascotas les encantan los espacios reducidos y duermen acurrucados en una bola. Para estos introvertidos, es mejor elegir una cama para gato redonda con un diámetro pequeño. Por el contrario, si a tu mascota le gusta estirarse en toda su altura, consíguele una tumbona rectangular larga.

Piensa de antemano dónde estará el lugar para dormir y despeja el lugar por tamaño. La mayoría de los gatos prefieren un sitio alto. Si es posible, coloque la cama sobre una cómoda o armario. No te olvides de la seguridad: asegura la cama para que el gato no se caiga en sueños.

Tejido y acolchado

Los gatos son criaturas suaves que prefieren lugares blandos para dormir. Por lo tanto, elija camas hechas de tela agradable al cuerpo. La tapicería de vellón, microfibra, terciopelo, tapiz son perfectos. La tela debe ser lo suficientemente ajustada y estirada para que el gato no la rasgue con sus garras mientras está acostado.

Elija una cama con relleno artificial, como relleno de poliéster o fibra hueca. En los sintéticos, es poco probable que se acomoden los parásitos, a diferencia de la pelusa. Dicho material conserva su forma durante mucho tiempo, se seca rápidamente, es suave, hipoalergénico. 

Es mejor que la cama no tenga marco o con partes extraíbles: así es más fácil cuidarla. Para no lavar la tumbona con mucha frecuencia (el gato tendrá que esperar a que se seque), coloca una manta u otra tela adecuada en el interior.

Elegir el tipo de cama para gato adecuado

Hay muchos tipos diferentes de camas para gato para adaptarse a cualquier interior. Todos los tipos se pueden dividir en dos categorías: abiertos y cerrados. Los abiertos son adecuados para gatos activos y sociables a los que les gusta ver lo que sucede a su alrededor. Si tu mascota duerme en una cama para gato o en medio de una habitación, esta es una buena opción. Los amantes de esconderse en lugares apartados, por ejemplo, en un armario, se adaptan mejor a las casas cerradas.

Los principales tipos de cama para gato:

  • Colchón. La almohada habitual es cuadrada, rectangular, redonda u ovalada. No crea un espacio cerrado, pero suaviza el área de dormir.
  • Tarta de queso. Similar a un colchón, pero con lados suaves.
  • Bolso. Combina ambos tipos: puedes tumbarte encima o trepar por dentro. A menudo de felpa. La bolsa es adecuada para juegos.
  • Transformadores. Por lo general, tumbonas rectangulares que se pueden plegar en una casa túnel triangular.
  • Cestas. Se ven agradables y le dan comodidad al interior. Hecho de material natural o plástico. Se coloca una almohada o manta adentro.
  • Casa. Una cama en forma de cubo completamente cerrada o una casa en toda regla con un techo triangular.
  • Hamacas Adosado a muebles con esquinas o vidrio con ventosas. Una gran opción para apartamentos pequeños.
  • Cama para una batería. La estructura se fija con ganchos para la batería. Tal cama atraerá a los gatos que se congelan constantemente. Pueden cerrarse en forma de tubo y abrirse en forma de hamaca rectangular.
  • Camas climatizadas. Son un colchón con un calentador cosido en su interior que genera radiación infrarroja. Opción para la temporada fría sin calefacción. La ventaja es la conexión a la red eléctrica.

Puedes ahorrar dinero y coser o tejer un simple sofá tú mismo. Por ejemplo, un buen lugar para dormir puede venir de un suéter viejo relleno con poliéster acolchado y cosido en forma de sofá.

Te puede interesar: Como hacer feliz a tu gato

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable DavidMascotas.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad