¿Perro agresivo con la familia? Causas y consejos a seguir

Un perro agresivo siempre es motivo de preocupación. Empecemos diciendo que no hay razas más agresivas que otras pero simplemente puede suceder que algunos perros, por las condiciones ambientales o alguna situación ocurrida en su pasado, desarrollen una agresión que poco tiene que ver con la raza.

Por otro lado, el sexo parece tener cierta influencia, ya que los machos no castrados suelen ser más agresivos en determinadas ocasiones. Tampoco es infrecuente que pueda suceder que el perro sea agresivo con familiares, con extraños o con sus compañeros debido a un trauma que pueda haberle ocurrido durante el transcurso de su vida.

De hecho, no es raro que un perro que vivió en una perrera hasta el día anterior a la adopción pueda ser agresivo con la familia que le dio la bienvenida a la casa. Sin embargo, esto no significa que no pueda haber remedio para estas agresiones por parte del perro.

Con mucha paciencia y mucho cariño podrás conseguir la confianza y el cariño de tu perro, eliminando por completo este comportamiento agresivo de su parte.

El perro es agresivo: las razones

Un perro puede ser agresivo en distintas situaciones, por ejemplo, hacia animales como gatos, roedores o insectos, hacia situaciones desconocidas para él que lo atemorizan. Pero su agresividad también puede desencadenarse por la falta de costumbre de estar cerca de los demás.

Una buena socialización significa crear una mejor capacidad de adaptación, lo que facilita la creación de relaciones sociales. Todo esto le dará equilibrio mental, además de que el animal se acostumbrará a regular su fuerza e incluso su mordida cuando esté en la fase de juego. Por ello es fundamental la etapa de los 2 a los 4 meses de vida de un perro para acostumbrarse a estar con otros perros, personas y animales de diferentes especies.

Otra razón por la que el perro es agresivo podría deberse a los espacios. Un animal dejado demasiado tiempo encerrado en la casa o peor aún en un espacio reducido, solo puede mostrar agresión. Caminar, si no correr y jugar, libera el estrés acumulado en el perro.

Te puede interesar: ¿Cómo dejar a tu perro solo en casa?

Esto sucede porque el animal se distrae e inevitablemente, se divierte y se cansa eliminando todas las formas de agresión acumulada.

Perro enfadado

Agresividad de los perros con miembros de la familia

Agresividad por dominación

Puede parecer extraño pero el problema de un perro agresivo con los miembros de la familia es bastante común. La agresión hacia el amo se define generalmente como agresión por dominación. Este es un tipo de agresión que surge del tipo de relación jerárquica que se suele establecer entre el perro y los miembros de una familia.

Una relación, como se puede entender, completamente equivocada, que tiene un comportamiento incorrecto por parte del propietario que no ha podido imponer su liderazgo.

Perro agresivo por miedo

Además de la agresión por dominación, también existe la agresión temerosa, que tiene que ver con el miedo que se desarrolla hacia las personas.

La agresión temerosa ocurre incluso en ausencia de amenazas aparentes, independientemente de que haya ocurrido un evento que pueda justificar su comportamiento. Algunos estudios sostienen que este tipo de miedo se debe a factores genéticos heredados, mientras que otros argumentan que se debe a la maduración social y los cambios de comportamiento en el crecimiento del cachorro.

Sin embargo, también puede ser consecuencia de una experiencia traumática, donde el perro puede desarrollar una agresión temerosa cada vez que revive una experiencia similar al trauma.

Perro agresivo por celos

Otra razón por la que los perros son agresivos son los celos. La agresión por celos es una fuente de estrés y enfado para el perro que lo hace reaccionar con un estado de nerviosismo que puede resultar agresivo hacia los que le rodean y por tanto los miembros de la familia.

Perro agresivo con los niños

Un último motivo de la agresión de un perro podría ser la presencia de niños en la casa, que además de generar celos en el perro, también podría desencadenar otro tipo de situaciones que pueden desencadenar agresiones por parte de nuestra mascota.

Por ejemplo, errores de comunicación y experiencias desagradables acompañadas de actitudes violentas incluso inconscientes. Para solucionar este problema lo mejor es ponerse en contacto con un adiestrador de perros o un especialista en comportamiento canino.

Cómo solucionar el problema de un perro agresivo

Muy a menudo, la responsabilidad se da a la raza a la que pertenece el perro. Muchos creen que algunas razas específicas son de naturaleza más agresiva, pero en realidad esto no constituye un elemento distintivo, como indicamos al principio de este artículo.

De hecho, algunos estudios han establecido que no afecta en absoluto. Para solucionar el problema de la agresión en los perros existen varias técnicas correctivas que pueden ser útiles para calmar y en consecuencia entrenar a nuestro amigo de cuatro patas.

Para ello, es necesario trabajar a nivel psicológico y establecer un enfoque más saludable, para poder eliminar todas las formas posibles de violencia. Ser capaz de reconocer las causas que desencadenan la agresión en un perro es el primer paso, ya que reduce el campo de acción y nos permite prevenir posibles acciones del animal.

De hecho, la solución más rápida y eficaz es evitar situaciones que provoquen tensión y estrés en el perro, pero antes que nada están las famosas reglas y órdenes que hay que respetar.

Darle a tu perro una buena educación es la base de todo. El perro necesita poder reconocer al líder de la manada en el dueño y recibir de él las órdenes que le dan estabilidad mental al animal, la cual no tendría si se le deja demasiado libre.

El perro debe ser siempre consciente de lo que puede hacer y lo que no puede hacer, sin tener que actuar por instinto. Para establecer este tipo de relación y lograr que el animal comprenda quién está a cargo, es necesario pasar mucho tiempo juntos enseñándole comandos y ejercicios para fortalecer tu autoridad.

Un tipo de ejercicio es dar largos paseos con una correa y dar las órdenes más básicas como caminar al paso del amo. Otro ejercicio muy útil para domar la agresión del perro es enseñarle a soltar, utilizando juguetes de goma o tela. Tendrás que colocar el objeto elegido frente al hocico del perro, esperar a que lo agarre con la boca y luego darle la orden de soltarlo.

Una vez acatada la orden, recompénsalo y repítelo varias veces. El animal con este gesto del premio comprenderá que al hacer lo que se le pide será recompensado con una galleta y asociará el darse por vencido con algo positivo.

También recuerda siempre que la violencia solo genera más violencia y que cada perro se parece a su dueño.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable DavidMascotas.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad