El celo en las perras: La guía completa

El celo en las perras es un período que indica su preparación para la reproducción sexual. Es decir, es el principal signo que dice que la perra ya está físicamente preparada para tener cachorros. Es el tiempo que indica que las hembras están preparadas para tener relaciones con un macho de su especie.

Durante el celo, las perras sufren tanto cambios físicos como hormonales. Estos, pueden afectar su comportamiento producto del proceso de ovulación natural que forma parte del desarrollo reproductivo de esta especie.

Te puede interesar: Mi Perro Ladra Mucho ¿Qué Hacer?

Signos del inicio del celo en las perras

Hacer referencia a los signos del inicio del celo de una perra tiene 2 variables. La primera tiene que ver con el primer momento de la manifestación del celo, es decir, la llegada de la pubertad en las hembras. Hay que aclarar que no siempre ocurre con el mismo patrón en todas las especies ni en todas las razas.

Son los cambios hormonales en las perras los que marcan el inicio de su madurez sexual y esta es la que determina su primer celo. Ese primer celo no siempre tiene manifestaciones evidentes como las secreciones vaginales o sangrado, que es motivo de preocupación en los dueños de las hembras. 

Normalmente, el inicio del celo en las perras puede ser un proceso absolutamente silencioso que pase inadvertido ante los ojos de los dueños de la mascota. Por ejemplo, si tienes una perra de las razas Beagle, Pinscher miniatura, Cocker Spaniel y American Staffordshire Terrier es muy probable que el inicio de su celo pase inadvertido. 

A modo de tener un panorama general sobre la aparición o inicio del celo, podemos destacar lo siguiente:

  • Perras de razas pequeñas: entre los 6 y 12 meses
  • Perras de razas medianas y grandes: entre los 7 y 13 meses
  • Perros de razas gigantes: entre los 16 y 24 meses

El segundo momento sobre el inicio del celo es cuando la hembra ya tiene disposición tanto física como anímica para la reproducción

Es esa etapa en la que está lista para mantener relaciones. Por lo general, se notan sus cambios físicos, como el aumento en el volumen genital, mayor micción (la perra tendrá más ganas de orinar) habrá más presencia de sangre y atraerá con su olor a los perros, es decir, que no rechazará la copulación.

¿Con qué frecuencia ocurre el celo?

Para saber con qué frecuencia ocurre el celo en una perra hay que tener en cuenta algunos factores como su tamaño, estado de salud y, por supuesto, la edad del animal. Lo que sí es absolutamente cierto es que la frecuencia del celo no puede darse más de 3 veces por año.

Así pues, las razas pequeñas pueden tener 3 celos en un año, mientras que las razas grandes apenas pueden tener un ciclo a lo largo de un año o máximo cada 18 meses.

En cuanto a la duración de cada ciclo, estos varían entre 15, 21 y 28 días, dependiendo también del animal y sus condiciones. Hay perras que tienen un celo casi inexistente, pero hay otras en las que el sangrado es más abundante.

Para las razas de tamaño pequeño, el primer celo suele ocurrir entre los 5 y 8 meses, mientras que para las de tamaño grande su primer celo se manifiesta cuando cumplen el año de vida. Si hablamos de la duración del celo podemos decir que el tiempo promedio es de entre 2 y 4 semanas.

Cuando eres dueño de una hembra por primera vez, se aconseja tomar nota de la fecha de inicio del celo. De este modo, podrás tener un mejor control sobre el ciclo y se pueden detectar a tiempo anomalías que pudiera tener el animal. Es muy importante comentar al veterinario sobre este aspecto.

Motivos de alerta

En cuanto a las probabilidades de un retraso en el primer celo, esta condición se puede presentar debido a varios factores. Entre ellos: condiciones ambientales poco favorables, la administración de algunos medicamentos y la presencia de otras perras. 

Por otro lado, si el celo de una hembra aparece cada 15 días aproximadamente, pero en un intervalo de 4 meses o menos, el animal podría estar teniendo algún problema en su aparato reproductor. 

También hay que estar atentos al tiempo que le dure el celo. Nunca deberá superar los 21 días. Por otro lado, que el celo ocurra con menos frecuencia y con menos duración es motivo de visita al veterinario.

Entre los 4 y 6 años de edad, las hembras son generalmente muy constantes en el “ciclo ovárico” y también en los intervalos de estos. A partir de los 7 años de edad, acaba la edad reproductiva más óptima de las hembras. En ese momento, pueden empezar a producirse cambios en la regularidad del ciclo.

Fases del celo

El ciclo del llamado celo de una perra se denomina estro y está compuesto por 4 fases: proestro, estro, diestro, anestro. Aunque la duración y los intervalos del celo sean algunas veces diferentes entre unas hembras y otras (debido a la edad, peso y la raza) la etapa fértil es igual en todas las hembras.

Fase 1: Proestro

Esta primera fase del ciclo es muy fácil de determinar porque comienzan a manifestarse cambios visibles, tanto físicos como del comportamiento de las perras. 

El primer signo de que comienza la madurez sexual es la hinchazón de la vulva y la segregación de flujo vaginal con sangre. Esta etapa puede durar aproximadamente 9 días. No obstante, en algunas razas pueden darse fluctuaciones que van desde los 3 hasta los 17 días.

Uno de los temas que más preocupa a los dueños de estas mascotas es la cantidad de sangrado que tendrá su perra. Podemos decir que la cantidad dependerá de la secreción sanguínea que naturalmente es muy variable.

El sangrado en esta primera parte del ciclo puede pasar inadvertido en algunos canes. Sin embargo, en otras puede que el sangrado sea abundante, tanto que los dueños deben tomar medidas para evitar manchas rojas en algunos lugares de la casa como las alfombras y la tapicería.

En esta etapa, la hembra aún no es fértil. Pero, sus cambios hormonales, especialmente su olor seductor, atrae a los machos comenzando el interés de estos por estar siempre al lado de la hembra. 

Pero ella aún no está preparada para ningún acercamiento y su reacción siempre será de rechazo, actuará con muy poca paciencia y ladrará, incluso podrá mostrarle los dientes si el perro insiste en cortejarla demasiado.

Signos más notorios del proestro

  • Empieza la preparación para ovular.
  • Aumentan los estrógenos y produce inflamación de la vulva.
  • Surge el sangrado vulvar, rico en feromonas. Esto despierta la atracción de los machos
  • Se presenta mayor micción. Es decir, la perra orinará más con la intención de esparcir sus feromonas
  • Para estar limpia, la hembra se lamerá frecuentemente.
  • Sangra menos al final de esta fase. 

Fase 2: Estro

Es a partir de la segunda fase, denominada estro, cuando las hembras comienzan a tener el celo propiamente dicho. A partir de aquí, comienza la ovulación, inicia la fertilidad y comienza el interés por la cópula. En esta etapa, las hembras ya no muestran rechazo hacia el macho y buscan a su ejemplar. Este periodo tiene una duración promedio entre 5 y 15 días.

También es durante estos días cuando existen más probabilidades de que la perra se pueda quedar preñada y si el dueño no quiere que su mascota quede en estado de gestación deberá tomar algunas medidas preventivas para evitar el embarazo.  

Por ejemplo, llevarla siempre atada con la correa si va de paseo, cerrar puertas y ventanas para evitar huidas de casa. Hay productos veterinarios como el spray anti celo que evita el olor que llama la atención de los machos.

MENFORSAN Antiolor Celo hembras Perros

Para saber si el ejemplar ha entrado en la fase del estro, los dueños deben fijarse en el comportamiento de sus mascotas. Por ejemplo, la perra mostrará una actitud receptiva con el macho y se le podrá ver apartando la cola hacia un lado cuando se le presiona el dorso, allí ella dejará que el perro avance.

Esta fase se denomina también fase de calor porque durante este periodo tienen lugar varias ovulaciones. La vulva se desinflama un poco, el flujo vaginal se vuelve más líquido y a veces pegajoso. Si se da una cópula durante estos días, la probabilidad de fecundación es bastante alta.

Signos más notorios del Estro

  • La perra estará dispuesta para la monta.
  • Se mostrará inquieta, más de lo habitual  
  • Dura entre 5 y 15 días.
  • Para mostrar su vulva, pondrá el lomo rígido y echará la cola a un lado.
  • La descarga vulvar cambia y se vuelve de un rojo más descolorido y transparente

Fase 3: Diestro

Esta tercera fase del celo en las perras empieza a los 9 días. Los signos más evidentes son la secreción acuosa y disminución de la hinchazón de la vulva. Aunque las hormonas siguen causando cambios en las hembras, en su exterior apenas se nota el paso del ciclo.

Es de saber que, se haya producido o no la fecundación, el cuerpo lúteo provoca la producción de la hormona progesterona, que a su vez suscita la implantación y el crecimiento del embrión en el útero. Solo después de 9 a 12 semanas el cuerpo lúteo, que se ha constituido en los ovarios posteriormente a la ovulación, se descompone de nuevo.

En este punto, se elevan los niveles de progesterona e inicia la liberación de prolactina que estimula la producción de leche. 

Este efecto causa en algunas perras lo que los veterinarios denominan embarazo psicológico, algo que es completamente natural, pero que puede acarrear algunos problemas. Sobre este punto, lo mejor es consultar con el veterinario puesto que es un proceso que varía de acuerdo a la raza y las condiciones del animal.

La duración de la fase diestro es muy variable, pero generalmente dura entre 60 y 100 días, todo dependerá de si se ha provocado o no la fecundación. Si es así, se originará la gestación, el parto y la lactancia. Si no, será un embarazo psicológico relacionado directamente con su alta producción hormonal y con la estimulación que ella misma se produzca en las mamas y la vagina.

Naturalmente, en este punto la perra rechazará la monta, comerá de forma abundante y su carácter se estabilizará.

Signos más notorios del diestro:

  • La perra mostrará rechazo al macho y a la monta.
  • Dura entre 60 y 100 días aproximadamente

Fase 4: Anestro

Es el período de la inactividad sexual que marca el fin de un ciclo y el comienzo del siguiente ciclo. Digamos que es donde se da la serenidad sexual de las hembras. Por lo general, tiene una duración de 4 meses, pero dependerá de los factores que se han mencionado (como la raza, el tamaño, la edad y las condiciones de salud del animal).

Lo más característico de la fase anestro es la ausencia de actividad ovárica. Por supuesto, no hay ningún interés sexual por el macho ni de estos por las hembras. Esta es la etapa del ciclo más recomendada para realizar la esterilización de la hembra, ya que los peligros quirúrgicos son mínimos, pues las hormonas sexuales estarán en los niveles más bajos.

Un dato importante sobre la madurez sexual en estos animales es que los estrógenos son las hormonas que predisponen al sangrado y que, por esta razón, no es lo mismo operar cuando la perra está en celo que intervenirla en su fase de anestro. Siempre será mejor prevenir que curar.

Signos más notorios del anestro:

  • Suele durar 130 días aproximadamente.
  • Es la etapa ideal para la esterilización.
  • Se recomienda anotar el primer y el último día de celo.

¿Cuánto dura el celo en las perras?

Para hablar de la duración del celo en las perras es importante tener en cuenta que este tiempo dependerá de 4 factores importantes: la raza, el tamaño, edad y el estado de salud de la perra. Sin embargo, de forma general el ciclo de celo de una perra en edad reproductiva dura entre 15 y 21 días, aunque, se pueden dar casos en que pueda ser inexistente o por el contrario muy abundante.

En cuanto a la frecuencia, lo más normal es que se presente 2 veces al año, es decir, cada 6 meses. Factores como la edad de la perra y su estado de salud puede que incidan en cuando a la abundancia del flujo vaginal, la duración del ciclo y su comportamiento para con el macho.

Se han documentado casos de perras que experimentan un celo al año, y, aunque esa condición no representa alguna anomalía, lo recomendable es comunicárselo a un veterinario para que sea él, el que descarte cualquier anormalidad.

Un aspecto que es bueno aclarar es que lo que comúnmente se conoce como celo, se da tanto en los perros machos como en las hembras de la misma especie. En ambos ejemplares se produce la maduración de sus órganos sexuales reproductivos, lo que pasa es que el proceso no se presenta a la misma velocidad en machos que en las hembras.

Comúnmente, las hembras adquieren la madurez sexual antes que los machos (entre los 6 y los 8 meses). En cambio, en los machos ocurre entre los 2 y 3 años. Aparte que el ciclo del celo no afecta igual a perros y perras.

Comportamiento de las perras durante el celo

Uno de los signos que pueden ayudar a los dueños de estas mascotas para saber si su perra ha entrado en el ciclo del celo, es observar con detenimiento cómo es el comportamiento del animal. En los primeros días, es probable que se vuelva juguetona y más cariñosa, pero el comportamiento también vendrá manifestado de acuerdo a la fase del celo en la que se encuentre, por ejemplo:

  • Proestro. La perra se mostrará más ansiosa de lo normal para salir de casa aunque en este punto no esté preparada para la monta, es como si quisiera exhibirse ante sus pares machos.
  • Estro.  En esta parte puede suceder que el carácter pueda volverse o muy cariñoso o muy agresivo y mostrará mucha intranquilidad.
  • Diestro. Durante esta parte del ciclo se mostrará arisca y gruñirá con frecuencia ante la búsqueda del macho. En este punto, el comportamiento de las hembras depende mucho de si durante la etapa anterior hubo o no fecundación.
  • Anestro. También depende de si se gestó la fecundación. Si es así, la perrita estará tranquila, mostrará ganas de descansar y comer mucho porque se está preparando para su embarazo. Si no ha habido fecundación, tendrá un comportamiento receloso con los machos.

Bragas y pañales para el celo en las perras

El celo de una perrita es algo absolutamente natural e inevitable, aunque para algunos dueños resulte un periodo de angustia y desesperación. Pero, como para cada problema existe una solución, hacerle frente al celo de los perros es absolutamente posible con las bragas y pañales para el celo que hay disponibles hoy en día.

Las bragas para el celo son una prenda creada con la idea de mantener la higiene y comodidad de las hembras durante su período menstrual. Se trata de un accesorio que puede ser usada tanto dentro como fuera del hogar.

PETTING IS CARING Pañales Lavables para Perro

Out! Pañales para Perros Femeninos Desechables

La función principal de la braga es contener el flujo vaginal que desprende la perra durante su celo, principalmente durante la primera fase que es cuando el sangrado es más abundante y notorio. Con la braga puesta se evitarán manchas rojas en casa y, al mismo tiempo, se le dará a la perrita la sensación de estar más secas e higiénicas.

Además, las bragas y pañales para el celo son excelentes a la hora de proteger al can en el momento de salir de casa y así poder evitar un contacto indeseado con algún macho. 

Los días de celo pueden resultar en ocasiones algo críticos para algunas hembras, de forma que las bragas, pañales y empapadores son ideales para darles confort y mantener al dueño mucho menos preocupado por incidentes dentro de la casa.

Nobleza – Empapadores Perros 

Escoger la braga para una perra es realmente fácil, ya que dependerá del tamaño del animal y de las condiciones particulares que tenga su ciclo. 

En el mercado hay mucha variedad de tamaños, diseños, materiales y precios. Siempre hay que procurar comprar una que le quede lo más ajustada a su cuerpo porque de ser más grande no le servirá y si es muy pequeña podría causarle afecciones en la piel como erupciones.

¿Cuándo se debería esterilizar al perro?

Pensar en la esterilización de un perro es una alternativa que muchos dueños de estas mascotas buscan ante la necesidad de evitar problemas futuros tanto para la perra como para ellos. Si no se tiene interés en que la perra tenga crías ni descendencia, este proceso quirúrgico es altamente recomendado.

La esterilización de los canes supone varias ventajas, principalmente para la salud del animal, pero también para su amo. Por ejemplo, esterilizar a un perro evitaría camadas indeseadas, tumores hormonodependientes, embarazos psicológicos, infecciones del útero (se les conoce como piómetras) y las típicas peleas entre los perros por la monta de una perra en celo.

Puede que para algunos dueños, la decisión de esterilizar al perro no sea lo más apropiado, sobre todo porque existe mucha información poco adecuada acerca de cómo es el procedimiento. 

No obstante, lo más importante es saber que la esterilización en las perras es una cirugía segura y con muy pocos riesgos para la mascota. Dos de sus ventajas es que, sin duda, mejorará su salud, se mantendrá longeva y tendrá mejor comportamiento a lo largo de su vida.

El mejor momento para esterilizar a una perra es antes de su primer celo porque se reducen considerablemente cualquier tipo de complicaciones, como por ejemplo, la aparición de algunos tipos de cáncer o tumores en las mamas.

La esterilización no solo es buena para el animal, tiene otra ventaja que va mucho más allá del tema meramente de salud de tu perrita. Se trata de un voto de  solidaridad a favor de disminuir la cantidad de perros abandonados que hay en todas partes del mundo, reduciendo considerablemente las probabilidades de que nuestra perra se quede embarazada se reducirá el abandono de los cachorros.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable DavidMascotas.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad