El gato tiene miedo: Causas y soluciones

Cuando llega un gato a casa por primera vez, suele ser cauteloso y eso está bien. Necesita acostumbrarse a su entorno, personas y objetos. Pero sucede que un gato que ha estado viviendo en una familia durante mucho tiempo comienza o sigue mostrando miedo al dueño. Esto puede expresarse en sentarse en lugares apartados, huir o incluso agresión. ¿Por qué está pasando esto? Intentemos resolverlo.

Te puede interesar: Que hacer si tu gato se aburre

¿Por qué el miedo es dañino?

Cuando tenemos miedo, nuestros niveles de adrenalina y cortisol aumentan. Esta última es una hormona del estrés, por lo que un gato asustado no puede considerarse saludable. Y si el miedo persiste durante mucho tiempo, el gato desarrolla estrés crónico y ansiedad, lo cual es muy perjudicial para la salud tanto física como mental.

¿Cómo saber si un gato tiene miedo?

Con un poco de miedo:

  • El arquea la espalda;
  • Sus pupilas se dilatan.

Si el miedo se intensifica:

  • Aprieta las orejas;
  • Gruñidos o silbidos;
  • El pelaje se pone de punta.

Con alta intensidad de miedo:

  • Cae de costado, dejando al descubierto el abdomen, mientras expone sus dientes y garras.

Aunque los gatos prefieren evitar conflictos serios, es más probable que ataquen si sienten que no hay forma de escapar.

Neofobia, o cuando aparece un gato nuevo en la casa

El miedo de un gato a una nueva casa y dueños se llama neofobia. Este es un miedo completamente normal y racional. Después de todo, no se sabe qué peligro acecha en todas estas habitaciones, alrededor de nuevos olores y gente extraña. Todo lo que se necesita es darle tiempo y espacio a la mascota para que se adapte. Este período puede variar desde un par de días hasta varios meses, dependiendo del gato en particular, su edad y experiencia pasada.

Gato miedoso

El gato tiene miedo por lesión o enfermedad

Si un gato lleva mucho tiempo conviviendo contigo y su miedo aparece de forma espontánea y sin motivo aparente (evita el contacto con sus dueños, se vuelve cauteloso, asustado, se esconde), se puede suponer que el animal está enfermo o lesionado, por lo que las manipulaciones habituales le incomodan.

¿Qué hacer si tu gato tiene miedo

Para descartar lesiones y otras dolencias dolorosas, el primer paso es llevar a tu gato al veterinario. Tan pronto como establece que la razón no es un malestar físico, seguimos adelante.

La presencia constante de una persona a una distancia razonable y sin consecuencias negativas para la mascota le ayudará a acostumbrarse a que no hay nada que temer. Pero es importante recordar que un gato no es tan sociable como un perro. Por tanto, las caricias frecuentes, las atenciones y los intentos de jugar pueden resultar peligrosos para el propietario.

Durante algún tiempo, hasta que el gato se acostumbre, haga un mínimo de ruido. La mayoría de las mascotas tienen miedo a los sonidos fuertes y desconfían de los objetos y las personas que los producen. Acércate al gato lenta y tranquilamente, pero no te acerques sigilosamente. Es bueno que su mascota se fije en ti desde lejos. No lo toques hasta que se te acerque voluntariamente.

Gato escondido

Realiza actividades tranquilas, como leer, para relajar a tu animal y generar confianza en él. Recuerda que cualquier compulsión solo asustará más a tu mascota.

Examina situaciones que causan miedo en los felinos. Esto ayudará a evitarlos. Por ejemplo, hacer contacto visual directo o pasar la mano sobre una mascota. Es un gesto que no suele gustar a menos que confíe mucho en ti.

No intentes calmar al gato. A diferencia de las personas que necesitan apoyo en tiempos difíciles, los animales son más autosuficientes, se las arreglan solos. La mejor solución si el gato tiene miedo es eliminar el estímulo del miedo.

Tan pronto como la mascota se calme, puedes comenzar a recompensarla con golosinas. A esto se le llama refuerzo positivo. Si los gatos asocian un comportamiento con un premio, lo volverán a repetir.

En algunos casos graves, el veterinario puede recetar sedantes. Es importante observar la dosis de los medicamentos y la duración del uso.

Si estás haciendo todo correctamente y el comportamiento del gato no mejora ni empeora, es hora de buscar el consejo profesional de un veterinario especializado en felinos.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable DavidMascotas.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad