Qué hacer cuando un perro ladra mucho

La respuesta es que no va a ser fácil. Conseguir que un perro deje de ladrar es un desafío, aunque hay muchas formas de entrenar a tu perro para que se controle, incluso cuando no estás en casa. Pero no esperes una solución inmediata. Los perros tienen su propia vida y manera de ver las cosas y, si ladra mucho, se necesitará tiempo para reacondicionarlos y hacerlos aprender.

Si tienes uno o varios perros y alguna vez algún vecino te ha comentado que tu perro ladra cuando no estás en casa, no te tomes sus comentarios a la ligera. El bienestar de tu perro (y el tuyo) se puede estar viendo seriamente comprometido.

Muchos de los dueños que trabajan fuera ni siquiera saben que su perro está molestando al vecindario. Dado que está tranquilo y feliz mientras los humanos de la familia están en casa, es posible que los propietarios ni se den cuanta de cómo está actuando su perro mientras están fuera.

Te puede interesar: El celo en las perras, una guía completa

Chica con su perro

Si eres dueño de un perro que ladra demasiado, debes entender que cerca de tu casa puede haber niños durmiendo, profesionales trabajando en casa e incluso personas que trabajan el turno de noche tratando de descansar. Por ello, cuando estás fuera de casa, tener tu perro ladrando todo el día puede ser un problema para la comunidad.

Trabajador oyendo ladridos

Para cambiar el comportamiento de tu peludo y responder a la pregunta ¿Qué hacer cuando un perro ladra mucho?, primero debes diagnosticar qué causa los ladridos. Esta información te ayudará a tomar medidas eficaces para romper el ciclo. Si bien con el tiempo puedes conseguirlo, no debes esperar resultados milagrosos de la noche a la mañana. Cuanto más tiempo haya estado tu perro ladrando, más tiempo tardará en cambiar de comportamiento.

Vamos a ellos:

¿Cuáles son los motivos por los que mi perro ladra mucho?

Aburrimiento


El perro es un animal social, que tiene una necesidad obligatoria de interactuar con sus congéneres o con los humanos. La soledad suele ser mal aceptada por los perros en general y puede dar problemas emocionales. En algunos perros tendra menos efectos pero a otros les afectará más y será fuente de ladridos. Además, el comportamiento puede empeorar si muchos perros del vecindario se encuentran en condiciones similares y los ladridos se “propagan” entre ellos.

Por otra parte, tu perro necesita estimulación física y mental, ¿has pensado en eso? Hay demasiados perros que no tienen nada que hacer. Les pedimos que sean tranquilos durante el día y que duerman toda la noche. La mayoría de estos perros están inactivos y simplemente ladran buscando una estimulación en su entorno.

Corgi aburrido

Al no tener nada más que hacer, rápidamente se convierten en una especie de radar controlador de todo lo que les rodea y alertan a sus humanos tan pronto como sucede algo: un ruido, alguien que pasa por en la calle o la escalera, un golpe de la ventana. Todo se convierte en una excusa para avisar.

Solución: La mejor respuesta es proporcionarle a tu perro actividades de exploración divertidas, variadas y diarias para que aprenda el mundo que lo rodea como fuente de satisfacción y placer. Aparte de los juegos de ocupación, asegúrate de que tu perro haga suficiente ejercicio físico y mental todos los días. Un perro cansado es un buen perro y es menos probable que ladre por aburrimiento o frustración. Dependiendo de su raza, edad y salud, tu perro puede requerir caminatas más o menos largas. Si no tienes tiempo, siempre puedes llamar a un paseador, o dejar al perro con una canguro. La idea es simple, un perro cansado y/o estimulado es un perro con menos estrés y que pasará su tiempo en casa durmiendo para recuperarse.

Frustración

Son ladridos para indicar irritación e impotencia, por algo que el animal quiere pero no puede conseguir, como cuando una pelota rueda debajo del sofá y el perro no puede alcanzarla o si estas comiendo y el también quiere. En estas situaciones, muchas veces es culpa del propio dueño, que para evitar que el perro ladra, acaba cediendo y dando lo que el perro quiere. El perro no es tonto y pronto se da cuenta de que basta con ladrar para que sus dueños saquen la pelota debajo del armario o para abrir la puerta más rápido, o para darle un trozo de lo que están comiendo. Así, el animal pronto se da cuenta de que, cuando ladra, su problema se resuelve de inmediato y, de forma inconsciente, los dueños acaban ‘entrenando’ al perro para que ladre en exceso siempre que quiera algo.

Beagle pidiendo

Solución: Ignora los ladridos de tu perro durante el tiempo que sea necesario para que se detengan. Esto significa que no debes prestarle atención mientras ladra.  No le hables, no lo toques ni lo mires y por supuesto no le des de comer. Cuando finalmente se quede en silencio, incluso si solo ha parado para para respirar, recompénsalo con alguna golosina.

Exigencia de atencion

Esta causa es bastante común, tiene relación con la anterior y los propietarios a menudo ni siquiera se dan cuenta. Algunos perros que se sienten aburridos y frustrados o que necesitan mucha atención de sus humanos se dan cuenta de que al ladrar consiguen que su humano les preste atención . Y es a través de esta asociación de acciones que el peludo aprende la idea de que, cada vez que ladra, recibirá la atención que necesita.

Husky ladrando en casa

Es por esto que algunas personas pueden creer que su perro ladra sin motivo, cuando en realidad lo hace porque sabe que esto llamará la atención de su dueño.

Solucion: Cuando te mire y ladre, ¡no le prestes atención! Él comprenderá que hacerlo no servirá de nada. Cuando finalmente se calme, puedes darle un premio.

Recuerda comenzar poco a poco recompensándolo por estar callado solo por unos segundos, luego aumenta a períodos más largos de silencio. Muchos dueños refuerzan los ladridos de sus perros sin darse cuenta. Un claro ejemplo de esto es cuando el humano solo le presta atención a su perro cuando ladra. Entonces le habla, le da golosinas, acaricia y juega con él. Así, el perro comprende que necesita ladrar para recibir atención. Por eso, para redirigir este comportamiento de forma positiva, es necesario hacer lo contrario. Tu perro nunca debe darse cuenta de que con ladridos pueden obtener lo que quiere, y tu debes ignorarlo para no recompensarlo. 

De la misma manera, asegúrate de prestarle suficiente atención a tu perro para que aprenda a mantener la calma y no necesite exigir tu atención.

Proteger su territorio


Esta es una motivación que puede llevar al perro a ladrar cuando suena el timbre y llega una visita, cuando una persona pasa por delante de la puerta del jardín, cuando cruza con una persona durante el paseo, o incluso durante un encuentro entre perros cuando está atado y quiere proteger a su amo. El perro ladra para defender el territorio del que se siente dueño. Si un perro solo ladra en esta situación, es probable que esta sea la causa.

Perro ladrando a los extraños

Todos los perros son territoriales y, de hecho, se han seleccionado algunas razas precisamente para manifestar este comportamiento de una manera particularmente exacerbada. No se trata solo de lugares sino también de personas, tu peludo siente el deber de defender la casa y de todos los que viven allí, o al menos de alarmarlos. Este ladrido suele ir precedido de una posición de alerta: estará estirado hacia adelante, con la cola erguida, con las orejas completamente levantadas y gruñendo muy bajo.

Chihuahua enfadado

El problema es que, muchas veces, el perro es castigado por ello, lo que le produce un conflicto ya que por una parte se siente mal por la reprimenda y por otra parte no puede tener acceso al intruso que intenta alejar. Se establece así un círculo vicioso represivo, fuertemente perjudicial para el bienestar del perro.

Solución: A corto plazo puedes poner vallas altas y opacas en tu jardín o correr las cortinas para impedir la vista de la gente en el exterior, o cambiarlo de habitación para que no vea ni oiga lo que le estresa aunque eso no solucionara el problema subyacente.

Otra solución es desensibilizarlo. Por ejemplo, si tu perro ladra como loco cada vez que oye el timbre de la puerta lo que puedes hacer son dos cosas:

  • Ponle un collar de citronella que le dispara un spray cada vez que ladre. Esto suprimirá temporalmente los ladridos en multitud de situaciones, no solo esta.
  • Graba el sonido del timbre de la puerta en tu móvil y te paseas por la casa. Cada vez que haces sonar el timbre llama al perro para que venga y le das un premio.

Ahora la experiencia del perro es que si ladra, tiene una rociada con olor a limón. Pero si no ladra y va hacia el dueño, tiene un premio. Quizás haga falta una semana y cientos de repeticiones pero realmente es una estrategia que puede funcionar.

Para una solución a largo plazo es muy importante socializar adecuadamente a tus perros para enseñarles cómo interactuar positivamente y disfrutar de una vida social normal. Un perro excesivamente protector de lo que considera sus cosas necesita recibir un tratamiento adecuado para aprender a controlar sus reacciones negativas e interactuar positivamente con las personas, animales y estímulos que conforman su entorno. Si ves que su perro es muy posesivo contigo o con tus cosas te recomendamos que busques inmediatamente un profesional cualificado, como un educador canino o un etólogo. 

Miedo 

Si el perro está asustado por una situación inusual y quiere darnos una advertencia, es probable que reaccione ladrando. Es su forma de expresar miedo, agitación por la presencia de algún extraño, por ejemplo, o un ruido sospechoso que presagia un peligro inminente (o un ruido que no es peligroso en absoluto pero que él siente como tal, como la puerta del ascensor abriéndose). En este caso, el perro necesita ladrar para señalar su malestar y su voluntad de que la situación termine. Suele ser más común en perros rescatados de situaciones difíciles en el pasado.

Perro asustado

Solución: Puede ir ligado a la protección del territorio por lo que se tendrían que buscar las mismas soluciones.

Ansiedad por separación

Es posible que un perro no pueda soportar la soledad cuando su dueño no está y, como resultado, ladre. Son extremadamente frecuentes los ladridos, a menudo repetitivos y desesperados, en perros que sufren la separación de sus dueños y que tienen dificultades para estar solos en la casa. De esta manera, el perro intenta, a través del ladrido, llamar la atención de alguien, buscar la proximidad de su dueño, expresar su malestar o incluso simplemente liberar la tensión emocional que lo atormenta.

Perro solo

Solución: Es un problema de perros que se han vuelto excesivamente dependientes. Es importante educar correctamente al perro desde que llega a casa, para que pueda estar solo sin problemas. También es importante que hagas largos paseos con él para descargar toda su energía y no ladrar por aburrimiento o estrés, sobre todo en esos días en los que vas a dejarlo solo por más tiempo de lo habitual. 

Otra buena forma de evitar que un perro se sienta solo es encender la televisión o la radio. Así como muchas personas encienden estos dispositivos para tener un ruido de fondo y “tener compañía”, esto también ayuda a los perros. Para conocer más a fondo este problema y su solución puedes mirar este post: ¿Cómo dejar a tu perro solo en casa?

Ladridos compulsivos

Algunos perros ladran de manera repetitiva, excesiva y fuera de contexto, y a menudo se mueven de manera estereotipada, como, por ejemplo, hacer movimientos repetitivos, comer en exceso, correr en círculos o tener movimientos compulsivos. 

Solución: En este caso, se trata de formas patológicas de ladridos y debes acudir al veterinario para que puedan examinar a tu perro.

Vejez y deterioro cognitivo

Los perros mayores pueden sufrir afecciones patológicas relacionadas, como ocurre en nuestra especie, con el envejecimiento cerebral. Además del Síndrome de Disfunción Cognitiva canina (SDC) , que es similar a la enfermedad de Alzheimer, los perros que envejecen pueden tener problemas de visión, sordera o dolores corporales que pueden provocar ladridos. Muchos de estos perros ladran, de forma monótona y muy repetitiva incluso en ausencia absoluta de estímulos.

Solución:  La SDC no tiene cura, pero es posible paliar sus síntomas para mejorar la calidad de vida del perro anciano. Lo mejor es acudir al veterinario, que te podria orientar y prescribirle un tratamiento farmacológico pero, sobre todo, lo que debes hacer es quererlo como nunca lo hiciste, sin reprocharle su comportamiento.

¿Qué no tengo que hacer si mi perro ladra mucho?

  • Tu perro nunca debe darse cuenta de que con ladridos puede tener lo que quiere. Si lo intenta debes ignorarlo.
  • No hay que intentar educar al perro a través de gritos, intimidación o castigo físico. Esto solo generará en él una experiencia negativa, que asociará con estar contigo, generando desconfianza, miedo y, en definitiva, dañando el vínculo que tienes con él.
  • No le grites a tu perro que se calle, parecerá como si estuvieras ladrando con él y le animarás.
  • No le encierres en un cuarto para que se le oiga menos. Con esto lo único que vas a conseguir es aumentar el estrés y deteriorar el vínculo que tiene contigo.
  • Has de ser constante para no confundir a tu perro, la constancia es necesaria en todos los aspectos del adiestramiento canino. Todos los miembros de tu familia deben aplicar los métodos de entrenamiento cada vez que su perro ladra de manera inapropiada. Los perros responden a la rutina y esto aumentará en gran medida sus posibilidades de éxito.
Perro ladrando

Dispositivos seguros para evitar ladridos

Como hemos visto, los tratamientos necesarios para solucionar los ladridos molestos varían según la motivación del perro. Por ejemplo, un perro con ansiedad por separación necesita aprender a sentirse cómodo solo, mientras que un perro aburrido necesita estimulación mental y ejercicio físico. La solución definitiva del problema mediante la reeducación puede llevar tiempo.

Mientras tanto, hay muchas opciones para ayudar a mantener a tu perro tranquilo mientras trabajas en el problema subyacente. E incluso puedes utilizar estos dispositivos como ayuda complementaria a la reeducación.

Estos dispositivos son seguros para tu animal, actúan de manera ecológica e indolora y no le harán daño. Sin embargo, recuerda que los ladridos siempre tienen una razón detrás, así que intenta primero comprenderla.

Vamos a verlos:

Silenciadores por ultrasonidos

Silenciadores por ultrasonidos

Estos dispositivos funcionan emitiendo un sonido agudo cuando detectan un ladrido. Este sonido es muy molesto e irritante para los perros, similar a las uñas en una pizarra. La mayoría aprenden rápidamente que si callan ya no tendrán que escucharlo

Estos dispositivos de disuasión se pueden colocar dentro de casa o en el jardín. El único problema con ellos es que, si tienes otras mascotas en la casa, actua sobre todas ellas y eso podría no parecerle muy divertido a tu gato, por ejemplo.

Collar de citronela

Collares de citronela

Es un pequeño collar con un spray. Cuando el perro ladra, expulsa un aerosol de citronela bajo el hocico del perro. Esta sustancia huele a naranja y es inofensiva pero tienen un 85% de efectividad. Va muy bien para enseñar sobre todo perros pequeños.

AdaptilDifusor

Feromonas calmantes (DAP)

Las feromonas son sustancias químicas naturales que disparan comportamientos instintivos en los perros. Una feromona en particular es el DAP, que desencadena una respuesta calmante instintiva cuando los perros la identifican. Ayuda a reducir el comportamiento problemático y la ansiedad general asociada con el estrés en los perros debido por ejemplo tormentas, fuegos artificiales o visitas al veterinario.

Pueden aparecer en varios dispositivos y presentaciones (Collares, difusores, tabletas, etc)

¿Es aconsejable usar un collar anti-ladrido electrónico en un perro que ladra mucho?

Hoy en día, los collares antiladridos se pueden comprar en cualquier tienda sin necesidad de la aprobación de un veterinario o entrenador. Esto es un problema ya que son difíciles de usar correctamente y deberían ser utilizados con cuidado por alguien que sepa lo que está haciendo.

Suelen ser collares activados por el propio ladrido o bien activados manualmente por un control remoto. Su uso emplea la teoría del aprendizaje y los principios del condicionamiento: castigo positivo (utilizado después de un comportamiento indeseable) y refuerzo negativo (si se mantiene hasta que se muestra el comportamiento deseado). El castigo es una pequeña descarga elèctrica.

Varios estudios han concluido que este método no solo es doloroso y cruel, sino que algunos perros pueden llegar a habituarse a ellos, lo que rebaja su eficacia. Además, si el ladrido tiene una base de estrés, miedo y/o ansiedad, lo único que conseguiremos con el collar es agravar dicho estrés, miedo y ansiedad

Su uso es controvertido y varios países han decidido prohibir o restringir su uso para proteger el bienestar del perro. En concreto European Society of Veterinary Clinical Ethology (ESVCE) se ha posicionado, estableciendo como conclusión un firme rechazo a su uso.

¿Que puedo hacer si nada funciona?

Si has probado todo lo anterior y tu perro sigue ladrando sin motivo y en exceso, lo mejor es buscar a un veterinario o especialista en etología canina, quien podrá asesorarte de forma personalizada y guiarte para solucionar este problema. Como en la medicina humana, hay casos que pueden tener mucha complejidad y este profesional es el único capacitado para emitir un diagnóstico y su consiguiente tratamiento.

Preguntas y respuestas

¿Puede mi perro necesitar tomar medicación?

En función del diagnóstico podría ser necesaria. Pero ten en cuenta que se trataría de un complemento a la terapia, por sí sola no es la solución.

¿Arregla algo quitar las cuerdas vocales a un perro que ladra mucho?

La cordectomía es un procedimiento quirúrgico electivo que implica la extirpación parcial de las cuerdas vocales de un perro. No impide el ladrido, solo lo hace sonar más silencioso y ronco (lo que igualmente puede ser considerado molesto por algunas personas).

En casi todos los casos, esta cirugía es innecesaria y cruel para el perro. La cirugía y la anestesia son siempre riesgos, por lo que debe evitarse cualquier procedimiento que sea puramente por conveniencia humana y que no beneficie al paciente. Además, los ladridos excesivos indican un problema subyacente que suele ser de comportamiento. La cirugía elimina el ruido, pero la ansiedad, el miedo o un problema similar seguirá sin resolverse.

¿Cuáles son las razas mas ladradoras?

Razas que ladran frecuentemente son: Beagle, Husky, Schnauzer, Chihuahua y Yorkshire.

¿Cuáles son las razas menos ladradoras?

Son razas bastante silenciosas los: Pug, Shar-pei, Galgo, Cavalier King Charles Spaniel y Rhodesian Ridgeback.

Perro ladrando a la nada

Conclusión

La educación es siempre la mejor manera de corregir el comportamiento de su perro. Sin embargo, recuerda que la mayoría de los ladridos son una parte normal de ser un perro. Sólo deberías tomar medidas cuando estos ladridos se vuelven irracionales y molestos para todos. Si los ladridos persisten tras aplicar los métodos comentados, tu veterinario podrá darte consejos adicionales e incluso sugerir algunas otras técnicas aparte de las mencionadas aquí.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable DavidMascotas.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad