Perro estresado: señales a vigilar, causas y remedios

Estrés: esta es la palabra que se usa a menudo para describir una sensación de tensión o presión. Las causas pueden ser muchas, tantas como soluciones. Pero, ¿Qué hacer si nuestro perro está estresado? ¿Cuáles son las razones y las señales a tener en cuenta? ¿Y cómo podemos ayudar a nuestra mascota a resolver este problema? Continúa leyendo este artículo y encuentra respuesta a todas estas preguntas. 

Un perro también puede estar estresado 

Cuando estamos estresados, puede deberse a nuestro trabajo o a un cambio en nuestros hábitos diarios. Pero, ¿por qué nuestro querido perro puede sentirse estresado? Sí, incluso nuestros amigos de cuatro patas pueden sentirse estresados. Pero como sabemos cómo se siente en estos casos, queremos saber cómo ayudarlos. 

Aliviar el estrés de nuestro perrito, sin embargo, debe partir de la interpretación de las señales que nos hagan comprender que se siente estresado, ansioso y nervioso. Y los perros no hablan. Sin embargo, los perros pueden hacernos comprender de varias formas bastante sutiles que están estresados, y depende de nosotros notar estos comportamientos o signos de ansiedad de nuestro perro. 

Así que veamos en primer lugar cuáles son las pistas a buscar para entender que nuestra mascota se siente estresada, por qué ocurre y cómo solucionar este problema. 

➣ Te puede interesar: ¿Qué hacer si tienes un perro agresivo?

Border collie perro estresado

Principales indicadores de estrés 

Hay muchas formas en que nuestro perro puede hacernos saber que está sintiendo estrés. Por lo tanto, tenemos que mantener bajo control algunos de sus comportamientos y actitudes. Los principales indicadores de estrés en un perro son los siguientes: 

  • Estimulación o agitación excesiva. Si el perro se sacude después de un baño o de un momento de juego, aunque puede parecer normal, también puede indicar una situación estresante. Un ejemplo es cuando llevamos al perro al veterinario. Aquí notamos que inmediatamente se sacude de la cama, lo que puede significar que quiere “deshacerse del estrés” de alguna manera. 
  • Ladrando y quejándose. El perro usa la vocalización para expresarse, pero se intensifica si se siente forzado a una situación difícil. Si nuestra mascota tiene miedo o está tenso, puede ladrar o gemir, para calmarse o para llamar nuestra atención. 
  • Bostezando, babeando, lamiendo. Los perros bostezan cuando están cansados o aburridos, pero también cuando están estresados y un bostezo prolongado es un signo de estrés. El babeo excesivo y lamer en exceso también son síntomas de nerviosismo. 
  • Cambios en el movimiento de ojos y oídos. Las pupilas de un perro estresado se dilatan y sus ojos parpadean rápidamente. De la misma forma puede mostrar más la parte blanca, o abrir mucho los ojos. Las orejas puntiagudas, cuando normalmente se mantienen relajadas, son otro signo de estrés. 
  • Cambios de postura. Si un perro cambia su peso sobre dos patas, puede estar estresado. Si está asustado, puede torcer la cola o ponerse rígido. 
  • Pérdida de cabello. Cuando un perro pierde cabello excesivamente, es una señal de que está ansioso. 
  • Jadeo. Los perros jadean por la excitación, el calor o el estrés. 
  • Variaciones en las necesidades. Un perro nervioso puede sentir la necesidad de hacer lo suyo. Un perro que rechaza su comida o pierde el control de sus necesidades está demostrando un claro síntoma de estrés. 
  • Comportamiento hostil. Si un perro se enfrenta a una situación que no lo convence, puede “escapar” de dicha situación entrándose en otra cosa. Esto puede ser oler el suelo, darse la vuelta o lamerse los genitales, ignorando el problema en la práctica. Si esto sucede, no debes forzar a tu perro, solo respeta su espacio. 
  • Escondidas y huidas. Al igual que ya se mencionó en el caso del comportamiento hostil, los perros pueden huir o esconderse detrás de sus dueños si se sienten ansiosos. También pueden realizar otras actividades, como dar vueltas, cavar o esconderse. 
Perro estresado bostezando

Cómo identificar las causas del estrés 

Ya hemos dicho que es fundamental entender cuál es la razón por la que nuestro perro está estresado, para luego intervenir correctamente para solucionar el problema. Los problemas de ansiedad por separación o los factores ambientales (personas que pasan, ruidos extraños, presencia de otros perros) pueden ser razones válidas para el estrés de tu perro. 

Pero incluso un problema aparentemente simple como el aburrimiento puede causar estrés, ya que normalmente los perros necesitan sentirse estimulados para mantenerse felices y saludables.  Si no consigues que tu perro haga suficiente ejercicio físico y mental, podría afectar su comportamiento, teniendo en cuenta que algunas razas necesitan aún más quemar energía. 

La sensación de frustración también es una razón válida, pero es difícil de identificar y, a menudo, está relacionado con la incapacidad del perro para obtener algo que necesita. Para entender si este es el problema, debes mantenerte atento a lo que podría estar causando frustración: el entorno externo, las personas y los animales que lo rodean, todo puede ser una causa. 

Perro estresado ladrando

A veces, los perros sienten que no reciben suficiente atención y consuelo de su familia humana, y pueden intentar recrear ese consuelo de otras formas. Las experiencias negativas del pasado pueden tener un gran impacto en el comportamiento de un perro, de hecho, la ansiedad y el miedo muy a menudo están relacionados con algo que el perro ha experimentado en su pasado. 

Quizás tuvo una mala experiencia cuando estaba solo, por lo que cada vez que sales de la casa se siente estresado porque recuerda ese momento. Esto también podría convertirse en ansiedad por separación, con problemas como aullidos, ladridos e ir al baño en la casa. 

Cómo manejar a un perro estresado

Para comprender cuáles son los signos relacionados con el estrés en un perro, debemos ser capaces de distinguirlos de su comportamiento cotidiano normal. Un perro relajado tendrá diferentes comportamientos y movimientos, pero aun así debemos estar preparados para entender cuál es un signo de estrés y de esta manera poder intervenir rápidamente. 

Entonces, si el perro está estresado, debemos eliminar la causa de su estrés. Es importante encontrar un lugar tranquilo donde podemos reorganizar todo y evitar demasiado los mimos o pensará que sus miedos están justificados. 

Si queremos mimarlo o recompensarlo, hagámoslo porque realiza una tarea o una orden correctamente (sentarse, por ejemplo). Esto ayuda a que el perro se distraiga y sienta una sensación de normalidad. Si el estrés de tu perro es excesivo, lo mejor es que te pongas en contacto con el veterinario. Después de descartar problemas médicos, podríamos pensar en un entrenador profesional. 

Un gran reductor de estrés para los perros, al igual que para nosotros los humanos, es el ejercicio. Jugar, caminar y traer cosas de regreso puede ayudarnos a nosotros y a nuestro perro a liberar algo de tensión. Otra forma muy positiva de solucionar el problema es brindarle a nuestra mascota un lugar tranquilo y seguro en la casa, donde pueda refugiarse y sentirse bien. 

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable DavidMascotas.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad